Golf: PGA Tour y LIV Golf en llamas

Tony Finau sigue intratable en el PGA Tour; lejos han quedado los ecos de su solapado inicio. En el Rocket Mortgage Classic en Detroit, Finau alcanzo su tercer trofeo en el PGA Tour. Con -26, el estadounidense tuvo un dia fantástico, con 6 birdies y un boogie. Así, Tony Finau prolongó su buena racha: ya se había consagrado en el 3M Open la semana pasada, en el circuito estadounidense.

Tony Finau, de EEUU, celebra la obtención de un par sobre el green del hoyo nueve, durante la ronda final del Rocket Mortgage Classic en el Detroit Golf Club. Photo by Mike Mulholland/Getty Images

Atrás de Tony, con – 21 siguió un dueto integrado por los estadounidenses Patrick Cantalay y Cameron Young. El tercer miembro del tridente es el canadiense Taylor Pendrith, recientemente ascendido del Korn Ferry Tour.

Aprovechando el impulso de su victoria la semana pasada en Minnesota, Tony Finau jugó el golf más impecable de su carrera y se adjudicó el Rocket Mortgage Classic. Como íbamos advirtiendo en Planeta Golf, este jugador de 32 años, viene cumpliendo estas últimas dos semanas la promesa que venía evidenciado al llegar a un segundo lugar en una serie de ocho finales consecutivas, después de haber ganado el Abierto de Puerto Rico de 2016.

A pesar de haber obtenido una victoria impresionante en el 3M Open la semana pasada, Finau sintió que todavía tenía algo que demostrar esta semana y así sucedió. Una de sus metas para este año era alcanzar victorias múltiples y ocurrieron con solo 7 días de distancia.

“Después de hacer bogey en el hoyo 18 [en el 3M Open], tenía un sabor amargo en la boca, y creo que me dio una motivación extra para ponerme allí de nuevo esta semana y probarme a mí mismo el tipo de jugador que soy”, explicó en la conferencia de prensa posterior a la ronda. “Así que eso es todo lo que traté de hacer. Cuando llegué al tee 14, mi objetivo era hacer birdie en el 14 y el 17. Si podía hacer eso, sabía que iba a ganar el torneo de golf y podía hacerlo. Estoy orgulloso de la forma en que terminé. Esta semana pude demostrarme a mí mismo el campeón que quiero ser”.

LIV A TODA MARCHA. CON VIENTOS DE REVANCHA.

En Estados Unidos de América, pero en el otro lado del inframundo del golf, la LIV Golf sigue mostrando un formato sumamente atractivo y compacto que rompe la parsimonia y los aristocráticos gestos del PGA Tour. Quien se corono con gloria en la última jornada, fue el desplazado por el circuito europeo, Henrik Stenson, ex capitán de Europa de la Copa Ryder.

El sueco Henrik Stenson, en el torneo de Bedminster disputado en Nueva Jersey este domingo 31 de Julio.

 

El sueco, que por su participación en el LIV Golf acaba de perder su papel como capitán del equipo europeo para la Ryder Cup de Roma 2023, terminó con una tarjeta global de -11. Después de las idas y vueltas, en la que se lo despojo de la capitanía europea por participar en LIV Golf, se vio al mejor Stenson de este año. Da la impresión que la liga saudí le sienta bien al sueco, 173 del ranking mundial, no solo por resultados, sino porque se lo vio concentrado y a la vez distendido, disfrutando de su juego.

Stenson jugó un golf sólido en los tres días del torneo de Bedminster (Nueva Jersey) y ayer no le tembló el brazo en ningún momento, lo que le permitió sellar la victoria pese a la brillante ronda de Wolf, quien entregó una tarjeta de 64 golpes, siete bajo par.

El sueco logró tres ‘birdies’ por un solo ‘bogey’ y terminó el torneo con un acumulado de 202 golpes. Atrás de Henrik Stenson, en dupla acecharon los estadounidenses Dustin Jonson y el joven Matthew Wolff (78 rkn mundial) con – 9. El mexicano Carlos Ortiz, con muy buena actuación en los tres días del 54, termino en la tercera posición con una tarjeta que en el acumulado resto al campo -8.

A pesar de la polémica que se despierta entre la liga saudí y el circuito norteamericano, el mexicano Abraham Ancer comparó el ambiente que se vive en uno y otro torneo y se refirió al ambiente más amigable del LIV Golf: “Todos súper buena onda, se han portado increíble, muchas personas con las que no convivías en el PGA Tour, porque tienen su grupo, pero aquí entras al lockeroom y todos estamos conviviendo y pasando por lo mismo y contento con la decisión. Si completamente diferente a lo que hacíamos, pero es algo difícil que si no vienes a vivirlo puedes creer que es raro, pero creo que está saliendo mucho mejor de lo que la gente esperaba y está increíble la convivencia, la emoción del equipo e individualmente se pone bueno”.