“YO QUIERO JUGAR…”

Por Daniel Reinoso

Cancha de Huracán de barrio La France, fin de la extenuante fajina de entrenamiento y como referentes del plantel son los últimos en abandonar la tarea, ellos son Lucas Godoy y Emanuel Ocón y nos cuentan cómo vivieron un año de pandemia, como los afecto, el regreso del futbol y las ilusiones de seguir compartiendo la vida en el verde césped y el tema candente como lo es el límite de edad.

Con la ropa transpirada pero en el rostro una mueca de satisfacción, están haciendo lo que amaron toda la vida, jugar al futbol, compartir con amigos y esperar el fin de semana para darle alegría a la gente.
Entrenan desde el mes de enero, fecha que el ‘Globo’ regreso a las prácticas para encarar el torneo de la Liga a mediados de marzo “Estamos entrenando fuerte para encontrar la mejor física de cara al campeonato ya jugamos el primer amistoso y respondimos bien en la parte física” concluye Lucas Godoy
Emanuel nos dice “El entrenamiento es el cable a tierra que tengo todos los días, disfrutar de la exigencia para que mi físico recupere la atrofia de tanta inactividad”.
Inevitable hablar de la pandemia que azoto al mundo y sus secuelas “Todo el mundo sufrió el encierro, miedo, ansiedad que provoco algo desconocido, en mi caso el no realizar actividad física me trajo algunos inconvenientes anímicos, pensé que nunca íbamos a volver a tener una vida medianamente normal” sentencio Lucas.
Emanuel agrega “Me paso lo mismo que a Lucas, agravado con mi accidente de moto donde estuvo bastante complicada mi salud, el sábado cuando jugamos era la prueba de como respondía mi motricidad, gracias a Dios me sentí muy bien, hasta hice un gol”.
Se nota en ambos la felicidad que les provoca el vestir la misma camiseta, pero sus sonrisas se apagan cuando hablamos de los límites de edad que se impondría en el presente campeonato. Lucas se adelanta “Creo que estamos frente a una medida muy injusta, nadie debería decidir cuando yo debo dejar de jugar, el que jugo al futbol alguna vez sabe que el jugador que viene atrás, si es mejor, te saca el puesto, entonces ¿porque te sacan del futbol desde un escritorio?, no se quien decide estas medidas, pero no creo que haya sido alguien que alguna vez se puso camiseta y botines”
Emanuel mira el piso y asiente lo que dice su compañero, amigo y agrega “Yo quiero retirarme en la cancha, viví toda la vida para jugar al futbol, con esta medida si quiero seguir jugando me tengo que ir a jugar a cualquier otra Liga del país, porque la Cordobesa es la única que tiene límites de edad”
Lucas Godoy manifiesta “Si esta medida no se revea voy a dejar de jugar, prefiero verlo al ‘piojo’ en la cancha, me da mucha tristeza y también me siento discriminado por mi edad. Nosotros no jugamos para sacarle plata a los clubes, como alguna vez dijo un directivo de la Liga, nosotros somos futbol amateur, jugamos porque nos gusta y porque amamos la camiseta que nos ponemos”
Emanuel nos detalla el espíritu de este limite “Clases 88, 89 y 90 con 1 jugador en cancha y 1 en el banco que puede ingresar por ese mismo jugador, lo cual obliga a que sean 2 jugadores que jueguen en el mismo puesto.
Clases 91, 92 y 93 pueden estar 3 jugadores en cancha y uno en el banco que debe ingresar por alguno de esos 3”
Por ultimo dejan un mensaje “ Mi pensamiento como el de Lucas no es solamente nuestro y de la gente de Huracán, es el de toda la comunidad de compañeros de otros equipos que están en esta misma situación y solo podemos aunar en un grito, Queremos Jugar…!
Muy claro el mensaje de Emanuel y Lucas y como ellos lo aclaran no es el pedido de solo ellos hay una población de casi cien jugadores, que piden lo mismo: Jugar al Fútbol. En una población sufrida por los avatares económicos, sociales, culturales los clubes, hoy más que nunca deberían ser el pulmón de contención a niños, adolescentes, jóvenes y sacarlos de los peligros de la calle. Pero con medidas de este tipo de considerar a un ser humano, más allá que sea jugador de fútbol o no, a ser un joven “viejo” solo alimenta la gerontofobia.