Costa: “Nos quedan cinco finales por jugar”

Luego de la goleada “millonaria” del sábado ante Lanús, Victoria Costa (una de las nuevas promesas de River) dialogó con el Sitio Oficial sobre el buen desempeño del conjunto y sobre su debut en el Más Grande.

“Vi muy bien al equipo, muy competitivo y con muchas ganas de seguir mejorando y consiguiendo triunfos, que es lo que queremos”, afirmó Costa.

River goleó 6-0 a Lanús, en Núñez, por la zona D del Torneo de Transición con goles de Lucía Martelli (3), Carolina Birizamberri, Irina Ojeda (en contra) y Agustina Vargas.

Victoria tuvo su debut en el segundo tiempo del certamen: “Me sentí muy bien, muy feliz por el debut, por los minutos. Siempre aportaré todo lo que pueda al equipo, ya sea dentro o fuera de la cancha. Además, estoy muy feliz de estar en esta Institución y pertenecer a este grupo, que es muy unido, motivado para ganar. Eso me ayuda a seguir creciendo como futbolista y como persona”.

El grupo ahora se prepara para el próximo encuentro: “El partido contra Racing será muy competitivo. Estamos entrenándonos bien fuerte para poder lograr el triunfo. Racing es un rival difícil y va a salir a jugar al igual que nosotras, así que esperamos demostrar en la cancha lo que es River y todo el esfuerzo que venimos haciendo”.

“Daniel nos viene diciendo que tenemos seis finales. Ya ganamos la primera, pero todavía tenemos otros cinco partidos por delante”, manifestó.

Previo al inicio del Torneo, River venía de jugar tres partidos amistosos, todos con goleadas contundentes: fue 7-0 ante Excursionistas, 7-2 a Platense y 6-0 a Huracán. En este sentido, Costa aseguró que “los amistosos nos ayudaron bastante para practicar las cosas que venimos haciendo desde que arrancamos presencialmente”.

El fútbol, su pasión
Victoria Costa fue oficializada en agosto pasado como una de las nuevas incorporaciones de River. La atacante también formó parte de la Selección Sub-20 en el verano en San Juan, siendo la única jugadora del plantel que jugaba en Europa. Y pese a la lesión que tuvo, aseguró que pudo rescatar todo lo positivo de la experiencia en el combinado nacional.

Dese chiquita, a Victoria le gustaban mucho los deportes, pero su gran pasión era el fútbol: desde los cuatro años jugaba en Maschwitz, en donde vivía. A los 10 años se mudó con su familia a Panamá, tras una oferta laboral que tuvo su papá, y ahí estaban también sus comienzos como futbolista profesional. Victoria empezó a participar de unos campamentos que se hacían en la Academia IMG de Florida, Estados Unidos, y al poco tiempo le ofrecieron una beca para quedarse estudiando allí e integrar el equipo Sub-15.

Tenía 12 años, pero no lo dudó y sus padres la acompañaron en la decisión de irse a vivir sola a Estados Unidos y apostar por sus sueños: “En mi vida aprendí a ser independiente a muy corta edad. Hoy en día eso me favorece. En los primeros años en Estados Unidos yo era la única argentina que estaba ahí y era la más chiquita de todo el programa de fútbol de mujeres. Eso me ayudo a crecer como persona y futbolísticamente”, aseguró.

Con el equipo de IMG jugaba mucho fuera de Estados Unidos. En uno de esos viajes fueron a Madrid y se entrenaron en las instalaciones del Rayo Vallecano, club al que Victoria pertenecería años después cuando el entrenador la llamó para que fuera a jugar allí.

@RiverPlate