MAICO, CAMPEÓN EN SUPERACIÓN

Por Mariano García Miqueo

Foto: Guillermo Colomba
Maico Sommariva es recolector de residuos y una ascendente promesa del
pugilismo cordobés, que pudo superar duros escollos del pasado para poder hoy
transitar por un presente estupendo.
Una historia más que argumenta el poder inclusivo del deporte de los puños.
Maico, sabemos de tus primeros y muy buenos pasos dentro del boxeo profesional, pero
nos gustaría conocer más sobre tu etapa amateur.
-Mi carrera amateur fue en el Club Arguello Juniors junto al profe Olivero Canale. Hice 42 peleas, y
a pesar de que no gané ningún título provincial, participé con la Selección de Córdoba en un
campeonato nacional llegando hasta la etapa de cuartos de final.
En el profesionalismo tenes en tu rincón a un entrenador de gran trayectoria como el
profe Cesar Coronel. ¿Cómo lo definirías a él como formador?
-Con el profe Coronel tenemos una excelente relación en lo personal, pero a la hora del trabajar él
es muy profesional y exigente en lo suyo. Lo que tiene de bueno en lo humano lo tiene de exigente
en lo deportivo (risas). Pero sabe muchísimo y lo ha demostrado.
Sos empleado del Surrbac y por consiguiente formas parte del Club Atlético Amsurrbac.
Contanos como es un día tuyo dentro de esa gran familia.
-Mi día empieza muy temprano. Trabajo de seis a trece horas, y de ahí me voy volando para
empezar con mi primer turno de entrenamiento, que es la parte física. Ya después durante el turno
tarde hago la rutina técnica en el gimnasio.
Después de siete victorias consecutivas, cerraste el 2019 con un par de derrotas.
¿Cómo te preparas para este año que comienza teniendo presente estos últimos
traspiés?
-La verdad es que me dolieron bastante estas caídas, porque al boxeador las derrotas le suelen
afectar mucho en la cuestión psicológica. Porque detrás de uno hay mucho sacrificio y los
resultados negativos te bajonean, pero estoy con muchas ganas y entusiasmo para este 2020.
¿Quiénes son tus referentes a seguir dentro del boxeo, ya sea en el plano nacional
como internacional?
-A mí me gustaba muchísimo Lucas Matthysse. Creo que era completo, no solo porque era muy
técnico, sino también porque era un demoledor. Me parece que es un gran referente para seguir y
trata de imitar.
LA MEJOR VICTORIA
Maico, ¿Por qué elegiste el boxeo para tu vida?
-El boxeo llegó a mi vida en una etapa en la que yo andaba en muy malos pasos. Siempre me
juntaba en la esquina de mi casa a tomar alcohol y también para consumir drogas. Pero un día
terminé de trabajar con mi primo, y Fabián, un amigo nuestro que practicaba boxeo, me invitó al
gimnasio al que él iba y nunca más largué. Sinceramente le estoy muy agradecido al boxeo porque
me sacó de la calle y de los malos vicios. Antes yo terminaba de trabajar y me iba a la esquina,
ahora termino y me voy a practicar un deporte.
Indudablemente, el trabajo y el deporte te depositaron en un excelente presente
personal en todo orden. ¿Hay a alguien que quieras agradecerle por todo lo bueno que
te pasa hoy?

Sí, sin dudas que los hay. Quiero agradecerle infinitamente a la familia del Surrbac por el respaldo
que me brinda, que sin él, yo no podría alimentar este camino dentro del boxeo. Tampoco quiero
olvidarme de mi equipo, de mi promotor Carlos Tello y de mis compañeros de Amsurrbac, que sin
el aguante de todos ellos, yo no estaría atravesando por este gran momento.