Ramiro Tasada La lucha del esgrimista argentino que vende rifas para viajar al mundial

La historia de lucha del esgrimista argentino que vende rifas para viajar al mundial

Por falta de fondos, Ramiro Tasada debe ingeniárselas para costear su pasaje a Hungría, donde el 15 de julio arrancará el torneo.

En el cajón de la cómoda hay una medalla, ya algo opaca. Ramiro Tasada, de siete años, la observa azorado. En el dorso tiene grabado el nombre de su papá, Emilio. Y la emoción lo desborda: ahora entiende que su devoción por los floretistas -que practican a un costado de la cancha en la que él juega- está en los genes. No sabe que, dos décadas más tarde, estará clasificado a los Panamericanos 2019 para representar a su país; o que competirá en el Mundial de Esgrima en Hungría. Aunque lo que menos imagina es que deberá ingeniárselas para costear esos viajes.

Ramiro empezó a incursionar en la esgrima hace 20 años, luego de haber probado diversos deportes. Despuntó el vicio con la redonda, se divirtió en rugby y también sumergió sus sueños en el agua cuando practicó natación, pero ninguna otra disciplina le despertó esa pasión. De hecho hoy, a un mes del Mundial de Esgrima que empezará en Budapest el 15 de julio, lleva vendidas unas 450 rifas para recaudar fondos.

"Recibí el apoyo de mucha gente… Mis alumnos más chicos vendieron algunas rifas en el colegio, por ejemplo. Es algo lindo y empiezo a disfrutarlo", cuenta Ramiro.

“Recibí el apoyo de mucha gente… Mis alumnos más chicos vendieron algunas rifas en el colegio, por ejemplo. Es algo lindo y empiezo a disfrutarlo”, cuenta Ramiro.

“Había encargado 400. Cuando fui a buscarlas a la imprenta me parecieron muchas, pero se me terminaron enseguida. Ahí mandé a hacer 200 más. Si las vendo a todas creo que ya estaría tranquilo”, le cuenta a Clarín y explica: “Debemos solventar los gastos solos porque los recortes nos afectaron”.

El floretista, de 27 años, aprendió a dividir sus tiempos entre la universidad, donde cursa el tramo final de la Licenciatura en Actividad Física; los días de entrenamiento en el Club Universitario de Rosario; sus horas como profesor de esgrima; y, desde ahora, también le destina un buen rato a la venta de rifas. “Cada una -relata- sale $100 y hay cuatro premios: una bicicleta, un libro y dos sets de sushi artesanal. Todas colaboraciones. Recibí el apoyo de mucha gente… Mis alumnos más chicos vendieron algunas rifas en el colegio, por ejemplo. Es algo lindo y empiezo a disfrutarlo”.

El mundial comenzará el 15 de julio en Budapest.

El mundial comenzará el 15 de julio en Budapest.

Por motivos económicos, el santafesino debió elegir entre los Panamericanos y el viaje a Hungría. “Me pareció el más importante y por eso empecé a juntar plata en abril. Van a estar todos con el cuchillo entre los dientes porque te da la clasificación para (los Juegos Olímpicos) Tokio 2020”, dice el esgrimista, que el 1 de julio (día del sorteo) viajará a España para empezar a ganar ritmo.

Sin embargo, las rifas no son su única esperanza. Porque, cuando empezó la movida, varios patrocinadores le brindaron su apoyo: “Los padres son el mayor sponsor. También recibí ayuda de Milkaut, AMR Salud, la concejala María Eugenia Schmuck y la Asociación Civil Globo. Estoy muy cerca… Ya tengo el pasaje”.

Ramiro Tasada hará su estreno en el Mundial de Budapest el 17 de julio, cuando intentará sacar a relucir la chapa que en marzo lo ubicó en el primer puesto del ranking nacional de mayores. “Estoy hecho a base de derrotas. De vez en cuando se gana, pero generalmente se pierde… Si bien estuve en el Mundial Sub 20 de 2001, nunca me hubiera imaginado llegar a esto”, admite.

Ramiro Tasada debutará el 17 de julio en el mundial.

Ramiro Tasada debutará el 17 de julio en el mundial.

Y, mientras ofrece sus últimas rifas, sueña con colgarse otra medalla: “Ojalá pueda sentar un precedente para que los deportes amateur reciban ayuda y desmitificar que se trata de un deporte elitista, porque hay clases sociales muy variadas entrenando”.