VIRGILIO ARAÚZ: “ME ENCANTA ENSEÑAR Y AYUDAR A LOS JOVENES” Por Mariano García Miqueo

0
73

De las fraguas del “Pato” Arauz se gestaron algunos de los mejores
campeones actuales de nuestro boxeo, pero con el mayúsculo mérito de dejar
activo un invaluable trabajo de inclusión social dentro de dicho deporte. El
testimonio imperdible de un incansable docente y laburante del pugilismo
cordobés.
¿Hubo Virgilio boxeador?
-No.
¿Y cómo nació esto de la docencia pugilística?
-En realidad, yo empecé a practicar este deporte a los 17 años, pero trabajaba
muchas horas en la panadería de mis padres y nunca podía llegar para
entrenar. Entonces un día, cuando ya tenía 21 años, empecé a ayudar a mi
técnico en el rincón. Un par de años después, este entrenador se enfermó
gravemente y no había quien se ocupara de estos boxeadores y yo le dije que
los iba a entrenar hasta que apareciera un técnico nuevo, y acá me tenes…ya
se cumplieron 45 años desde que estoy en los rincones.
Y sin ganas de jubilarse…
-¡Nooo! Jubilarse se jubilan los viejos (risas)
¿Cuáles son los requisitos a cumplir para que Virgilio Arauz te reciba
en su gimnasio?
-Acá las puertas están abiertas para todos, y sin cobrarles un peso. Me encanta
enseñar y ayudar a los jóvenes. Amo mi trabajo y hacer docencia. Junto a Tato
Córdoba –y él más que yo- recibimos chicos sin hogar y también atendemos a
otros que se encuentran dentro de programas de adicción a las drogas.
Obviamente que para estos últimos estamos conectados con la gente de
Adicciones, porque nosotros solo podemos llevar a cabo una pequeña partedel
trabajo desde nuestro lugar. Sin el apoyo de los profesionales en la materia no
podríamos hacer una tarea profunda. Es importante decir, que nosotros como
docentes deportivos hemos aprendido mucho de estos especialistas.
Virgilio… ¿Cuándo nació en usted este iniciativa del trabajo social?
¿Desde sus comienzos o durante el camino transitado?
-Podriamos decir que desde el vamos, porque si repasamos mi trayectoria se
puede comprobar que siempre estuve relacionado con el trabajo social. En mis
comienzos, cuando vivía en Corral de Bustos, trabajé seis años en la
Cooperadora del hospital, después estuve al frente otros tantos años de un
club de futbol infantil juntando fondos para los viajes, y tuve el gran honor de
ser durante quince años Presidente del Partido Justicialista de mi distrito, y
siempre trabajando en la parte social.
Dayana y Leonela Sánchez, Alan Luqués Castillo o Héctor Sarmiento,
son algunos de los grandes campeones actuales de nuestro boxeo,
tanto amateur como profesional, y son producto de su trabajo.

Cuéntenos este trayecto realizado con ellos, en el que se puede
divisar un gran cariño mutuo.
-Cuando doy cursos a los futuros técnicos, lo primero que le digo a los
muchachos es que “primero hay que ser docente para después ser técnico”.
Vos de tus chicos debes saber todo. Como viven, que comen y que no; como
son sus hogares y su familias, absolutamente todo, porqué sino no podes
trabajar. Y eso es lo que yo hago con mis chicos: estar encima de ellos para
acompañarlos tanto en lo humano como deportivo. Con estos campeones como
con todo el resto.
También es importante destacar que continúa desde hace muchos
años dentro del Ministerio de Desarrollo Social con este legado social-
deportivo.
-Sí, ya son doce años dentro de esta entidad, y debo decir que he tenido
siempre grandes ministros con cada uno de los gobiernos. Todos me han
ayudado muchísimo. Tantocon Carlos Massei, comoDaniel Passerini y Sergio
Tocalli, hemos trabado de forma excelente. Son tres grandes amigos, que mira
lo que son las vueltas de la vida: los tres arrancaron conmigo en la Juventud
Peronista allá en Corral de Bustos.
Ha sido un gran año para usted. Aunque hubo un logro que sobresalió
sobre el restocomo fue la primera medalla dorada panamericana
femenina conseguida porLeonelaSánchez. Sin dudas, un gran éxito
para el boxeo argentino, del que usted y su equipo son parte. ¿Qué
genera esto en usted?
-Para mí es una satisfacción inmensa, porque como vos sabes, con las chicas
nos tenemos un gran cariño y respeto mutuo, como con el resto de los
muchachos. Este equipo que conformamos con Hernán Borda (Preparador
Físico y Kinesiólogo) y Tato Córdoba,que está en todos los detalles posibles, es
un grupo que se complementa muy bien. Ellos son jóvenes, con capacidad y
muchas ganas de laburar.Y cuando esas cosas están presentes, los éxitos
llegan. Por eso los vengo formando para cuando yo ya no este, porquequiero
que esto continúe. Creo que la cosa pasa por proyectar a gente nueva y
capacitada.
¿Cómo le gustaría a Virgilio Arauz que se lo recordase el día que
“cuelgue los guantes” en el mundo del boxeo?
-Mira, te lo resumo así. Hace poco me dijeron que querían entregarme una
distinción por mi trayectoria y yo les dije: “Yo no recibo nada, porque yo tengo
el cariño de los chicos que es mejor que cualquier galardón”. Su cariño y
compartir su vida con ellos, es lo más preciado para mí. No cambio por nada
estar a su lado cuando les pasa algo o que ellos hayan estado conmigo en
momentos limites como unas operaciones graves que me realizaron. Eso son
los valores que uno maneja y deja otras cosas al costado. Les quiero hacer un
gran agradecimiento por esta nota, porque yo tengo un cariño muy especial
por la familia Colomba. Teníamos una relación muy grande de cariño y respeto
con Ricardo Colomba, a quien siempre admiré por su lucha para llevar adelante
la revista y al que jamás le fue fácil, como no les es nada fácil a ustedes hoy.
Pero no aflojen y sigan adelante porque lo que hacen es muy importante.