Manchón: “Ir a Tokio 2020 era más que un reto personal y lo he cumplido”

0
120
Manchón: “Ir a Tokio 2020 era más que un reto personal y lo he cumplido”
En el 2010 Blanca Manchón fe elegida ‘Mejor Regatista mundial del año’, galardón que sólo posee la doble campeona olímpica Theresa Zabell, que lo recibió en 1994.
 
 
La sevillana Blanca Manchón, diploma olímpico de la clase RS:X (tablas) en los JJ.OO. de Atenas 2004 volverá, dieciséis años después, a una cita olímpica en Tokio 2020, algo que para ella era, “más que un reto personal y que, después de años trabajando, he visto cumplido”.
 
Su noveno puesto final, primera española, en el Europeo de Palma, última prueba clasificatoria de la clase RS:X para Tokio, le otorga este puesto, que mañana debe ser ratificado por la Real Federación Española.
 
Seis veces campeona del mundo en diversas clases de tablas y después de que los dos últimos años fueran complicados para ella ha reconocido que, “he peleado por esta plaza desde el primer momento y eso me ha llevado a conseguirla”.
 
En 2010 fue elegida ‘Mejor Regatista mundial del año’, galardón que sólo posee la doble campeona olímpica Theresa Zabell, que lo recibió en 1994.
 
Pero hace apenas dos años, a finales de 2016, tras ser madre de un niño que se llama Noha y dos días después de dar a luz su principal patrocinador rechazó la renovación de su contrato y el resto de marcas también le retiraron su apoyo.
 
Sin patrocinador, casi sin material, siete meses después, en julio de 2017,decidía volver a la competición y lo hacia en Salou (Tarragona) en el campeonato del mundo de Raceboard, donde se traslado pagándolo todo de su bolsillo, ganando la medalla de oro.
 
Ahora ya vuelve a tener otros patrocinadores y como ella mismo dijo: “todo parece imposible, hasta que se consigue”.
 
El primero llegó un mes después de ganar el Mundial de Salou. Fue la empresa onubense de perfumería y cosmética Instituto Español S.A. que le brindó un contrato de patrocinio de tres años, hasta los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
 
Posteriormente Panasonic la ayudó para competir en el Mundial de Enoshima 2017. En febrero del año pasado llegaría el apoyo del Club Náutico Puerto Sherry y desde el pasado mes de marzo la compañía de alimentación Hero ha firmado también con ella hasta Tokio 2020.
 
“Estos apoyos te hacen muy fuerte mentalmente, algo que a nivel de alta competición es muy importante y se nota mucho”, afirmó.
 
El no haber podido competir con la campeona olímpica en Londres 2012, Marina Alabau (que ha dejado el ciclo olímpico) es algo que le dio “algo de coraje”.
 
“Fue una pena no poder hacer ese cara a cara, pero ha sido una decisión que ha tomado ella, ya que vio que tenía que hace un gran esfuerzo para, primero clasificarse y después ganar una medalla. Tenía otras prioridades por lo que tomo esa decisión, que es totalmente lícita”, indicó Manchón.
 
“Sea como sea, me siento súper-orgullosa de lo que he hecho y sobre todo de lograr esta plaza olímpica”, concretó.
 
El camino no ha sido nada fácil porque, “el objetivo cuando vas a unos Juegos en luchar por una medalla. En este caso es mucho más difícil porque solo va un regatista por país y por clase, pero el clasificarse como país también es importante porque si no lo haces tampoco vas a poder estar para intentar este objetivo”.
 
“Pero el primer paso para mí era lograr esa clasificación para España, olvidando de la presión que representa estar en un campeonato tan importante como era el Mundial de Aarhus. Lo hice bien en las mangas clasificatorias y lo logré acabando en el puesto 12º”, señaló la regatista andaluza.
 
Aunque sea dieciséis años después, serán sus segundos Juegos después de Atenas 2004. Esto puede representar menos presión que la de un debutante. Ella recuerda bien ese momento porque, “tenía 17 años y estar Atenas fue como estar en un vídeo juego porque veía a pasar a las grandes estrellas de todos los deportes, atletismo tenis, etc., algo increíble”
 
“No olvidaré nunca cuando, me sentaba en unos escalones a comer pipas con Rafa Nadal (que entonces tenía 18 años), que era suplente del equipo español y éramos amigos y lo pasábamos increíble”, explicó.
 
“Fueron unos Juegos y espectaculares y, además, logré el diploma olímpico (8ª) con 17 años y que es algo que aún hoy no valoro lo que fue, pero ahora es diferente”, concluyó.